lunes, 19 de octubre de 2015

Galletas blanco y negro.

Que galletas más ricas, mira que las había visto veces y no me animaba hacerlas, y son muy fáciles de hacer, lo único malo que tienen es que una vez que empiezas a comer no paras.


Ingredientes:

250 grs. Chocolate negro.
2 huevos.
10 grs. Esencia de vainilla.
3 grs, Levadura royal.
200 grs. Harina integral.
5 grs. Salvado de avena.
5 grs. Harina de centeno.
55 grs. Mantequilla.
100 grs. Azúcar.
Azúcar glas para rebozar.

Elaboración:

Primero hacemos el azúcar glass y reservamos.
Sin lavar el vaso echamos el chocolate cortado en trozos.
 Molemos o picamos 30 segundos, velocidad progresiva 7-10.
 Programamos 5 minutos, 50º, velocidad 3, para que se funda el chocolate.
 Añadimos la mantequilla.
 Programamos 1 minutos, 50º, velocidad 3, para que se mezcle todo bien. Sacamos y reservamos.
 Sin lavar el vaso ponemos la mariposa en las cuchillas, añadimos los huevos y el azúcar.
 Programamos 3 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2.
 Volvemos a programar 3 minutos, 3 y 1/2.
 Añadimos el chocolate y la esencia de vainilla.
 Mezclamos 1 minutos, velocidad 3 y 1/2.
 Quitamos la mariposa de las cuchillas.
 Añadimos las harinas y levadura todo tamizado.
 Mezclamos 1 minuto, velocidad 3.
 Lo ponemos en un bol y lo guardamos 1 hora en el frigorífico para que nos cueste menos manipular la mezcla al hacer las galletas.
 Después de estar en el frigorífico.
 Hacemos bolas y las ponemos en un plato con azúcar glass.
 Rebozamos bien.
 Las vamos poniendo en la bandeja del horno, con un poco de separación para que no se peguen.
 Ya tenemos la bandeja llena.
 Estas que no cabían en la bandeja las he puesto en la cubeta de la olla programable.
 Metemos al horno precalentado a 180º, 10-12 minutos, hasta que se abran.
Programamos la olla:
Modelo D: Menú horno, 8 minutos, tapa doradora, 10 minutos, 150º.
Modelo E: Menú horno, 130º,  8 minutos, tapa doradora, 10 minutos, 150º.
 Dejamos que se enfríen y preparamos el plato que vayamos a usar y el resto las ponemos en un tupper.
 Para acompañar con un café.
 El corte.
 Quedan crujientes por fuera y blandas por dentro, como si fuera bizcocho.
 Son adictivas.

 Listas para comer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada